Friday, June 09, 2006

Almaclonada, la Segunda Venida - Novela - Gbook

Tuesday, May 09, 2006

"El Cocinero" Cuento corto para disfrutar.

Entrá en el link: http://www.enplenitud.com/nota.asp?articuloID=4502 y leé este cuento mío para que veas cuál es mi linea. Disfrutá de escribir junto a mí la novela Almaclonada que se está publicando en este blog.

Sunday, May 07, 2006

"La Heredera de la Libertad" Cuento corto de Robert SIlberman

Aquí va otro cuento corto, jugoso, comprometido, desvelante. Sus pocas páginas te atraparán, sacudirán, te harán reir y pensar en el mundo que estamos viviendo. Si eres pacato y te molesta, hazmelo saber, y si no, también. Leelo en el link:

Monday, May 01, 2006

Almaclonada

Sunday, April 30, 2006

Almaclonada, la Segunda Venida - Novela - Blook

Resumen ALMACLONADA - Gbook de Robert Silberman

Cuando el Vaticano supo que la pequeña muestra del Santo Sudario fue utilizada para extraer el ADN de Cristo, ya el clon estaba inserto en un útero.Habían caído en una sutil trampa informática, colocada por tres jóvenes de mentes brillantes, que podría encontrarse a unos metros de las murallas del pequeño y poderoso estado, o en Groenlandia, o en ambos lados... o dentro del Vaticano.La lucha interna entre los cardenales y el Papa, un norteamericano joven y de muy fuertes convicciones, llevó a este último a recurrir a su amigo de la infancia, un hábil negociador de la Mossad israelí.La implacable búsqueda del clon de Cristo tenía fecha puesta; los cardenales estaban acuciados por el qué hacer con el Niño una vez hallado, mientras se preguntaban: ¿Acaso el estamento eclesiástico caería a los pies del tan requerido durante dos mil años? ¿Y si nos desconociese? ¿Y si nos desautorizara? ¿Y si el alma de Dios no estuviera presente en el clon? ¿Y si el alma no existe?... ¿Y si fuese negro? Las alocadas aventuras sexuales de los tres jóvenes, quienes concibieron tal idea, fueron enfriándose a medida que aquel Clon implantado en un vientre llegaba a la madurez y tornaba sus personalidades en enigmáticas y esotéricas. Cuando la batalla por encontrarlos dio sus frutos, la Iglesia se hizo cargo de la madre y del futuro santo varón. Pero no todo terminó ahí, el ADN servía para varias gestaciones y Natalie, una de los tres jóvenes, se autopreñó con un nuevo clon de Cristo. Ella creyó, mientras cobraba fuerza sus poderes extrasensoriales, que estaba signada por Dios para corporizarlo nuevamente en La Tierra y resolver finalmente los dislates de la humanidad. Pero el Papa supo que volvería a ocurrir y citó al Vaticano al mentor de los jóvenes, quien luego una intensa e inteligente discusión le relata el final atroz de la aventura.

CAPÍTULO 1 "LA IDEA"



Maldita bruja comemierda; es la última vez que la pasamos juntos. Un año rompiéndome el alma como un animal, y ¡vaya recompensa!... Me tiene harto, se la pasa molestando a los vecinos de playa por cualquier nimiedad. Se pelea con las mucamas y ahora con el mesero; siempre algo para criticar... No tiene paz, ni me da tregua; esta convivencia es un infierno. ¡Ah! Pero cuando regresemos de Isla Grande, me la saco de encima. Ayer le rogué que se volviera, pero no, está empecinada en fastidiarme. Y para no matarla me voy de noche a pasear por la playa; una idea prodigiosa, una iluminación del cielo. Esas mocosas bañándose desnudas en el mar se sienten insatisfechas; así me lo contó una de ellas cuando me sedujo descaradamente y sintió por primera vez lo que un verdadero macho le pudo dar; y bueno, le llevo cómo quince años ¡qué joder!. Luego se pasaron el dato y ya van cuatro, y todas felices. Podría ir preso, ya que en el mejor de los casos están en el borde de la mayoría de edad.
Mmm, esa mocosa descarada me come con los ojos, y yo con este bagre; Dios mío, llévatela de una buena vez. Es hermosa como una Nereida con esos bucles rojizos sobre sus ojos turquesa. Buen corte de cara, nariz respingada y labios carnosos, sus pechos sin ser exuberantes están de acuerdo a su edad y se notan turgentes. Eres terrible pequeña, abres las piernas y te acaricias los muslos debajo de la mesa. Algo le habrán contado. ¿Quieres probar con un hombre?. Tendrás lo tuyo y te aseguro que jamás te olvidarás de mí. Sigue jugando con tu boca y ese helado de chocolate; en la playa te agregaré la crema. Entiendo, el mensaje: "Esta noche".
El bagre sigue con el vino; tómatelo todito, bájate la botella entera y vete a dormir la mona. En un par de días estaremos en casa y juro separame de ti. Quieres irte, te acompaño por supuesto, soy un esposo amable y considerado... Métete en la cama, duerme mi cielo, rapidito que me esperan en las dunas.
Sabía que vendrías –dice la muchacha, dominante.
Será por mi reputación... –parado en la oscura playa iluminada por la luna llena que alimenta su lobo interior.
Algo se rumorea -ronronea la chica, envuelta en una salida de baño de toalla.
Soy un poco mayor para ti... ¿Entiendes?
¿Y eso qué tiene que ver? Mejor que esos mocosos. ¿O no? –desafiante.
¿Y qué quieres de mí? -pregunta él, tratando de llevarla por el camino predeterminado.
... Podríamos hablar...
¿Y de qué quieres hablar, pequeña?
¡No me digas pequeña! –dice exasperada.
Bueno, está bien... Dime tu nombre.
Ni quiero saber el tuyo.
¿Qué deseas ser cuando grande?
Bióloga, especializada en genética; bueno... me falta hacer toda la universidad. Y tú ¿qué haces? –inquiere la adolescente.
Soy artista plástico y enamoro jovencitas –responde al tiempo que mira en la profundidad de sus iridiscentes ojos turquesas; apoya las manos sobre su cuello percibiendo un leve temblor, las desliza debajo de su prenda y baja hacia sus senos.
Mmm... ¿Cómo sabes que me vas a enamorar?
Jamás te olvidarás de esta noche. Emanas como una diosa –dice él mientras la besa y olfatea como un animal en celo y aprieta su cuerpo contra ella que se le friega con felina pasión.
Mira -dejando caer su salida de baño exhibe su vibrante y arrebatador cuerpo desnudo, y agrega con jadeante voz cavernosa–, tómame, no aguanto más. Estoy esperándote desde que me insinué durante la cena.
Estás así desde que tus amigas te comentaron sobre mis dotes, tienes que saber esperar. Déjate llevar, no es cuestión de premura; hay que tener paciencia con el placer, déjame deleitarte –dice él, recostándola sobre la arena. Desde la boca receptiva le recorre el pecho hasta terminar zambullendo su rostro en la entrepierna.
Ya por favor... ya.
Tómalo, como hiciste con el helado... Luego, tendrás el premio mayor que tanto anhelas, te llevaré al cielo, pequeña.
***
Bocas embobadas y ojos extremadamente abiertos ante madonas y adonis exquisitamente cincelados en mármol de Carrara y brutalmente castrados por certeros martillazos. ¿Quién se guardó aquellos marmóreos genitales, y para qué ocultos hábitos? ¿Era tan pecaminoso? ¡Cuánto tuvimos que transitar para llegar a las libertades de hoy día! No se pudieron sacar la mierda de los Torquemada; o quizá haya empezado la nueva etapa. Gente extasiada ante tanta belleza y riqueza. La sala de mapas muestra la Vieja Europa con sus costas, ríos, puentes, puestos de peaje, ciudades y caminos que conducen cual tela de araña a un punto mágico, Roma... ¿Y, qué hay en Roma que la hizo centro de la actividad? Los visitantes suelen no darse cuenta, no obstante estar inmersos en el mismo centro de operaciones que todo lo mueve. Sólo ven mapas.
Decenas de lenguas comentan las maravillas del recorrido turístico del Vaticano constituyendo una moderna Babel horizontal. Rostros y vestimentas de diferentes culturas contrastan en los pasillos mientras a pocos metros, en una de las salas de reunión de la Santa Sede, con el idioma italiano hablado con diversos acentos, tratan un tema de vital interés.
Los purpurados, por mandato del Papa, consideran la noticia aparecida en los medios periodísticos sobre un país que autorizaría la clonación humana, que provocó un fuerte enojo en la alta jerarquía eclesiástica. El pequeño y poderoso estado pondrá en funcionamiento todo su poder para que tales leyes no prosperen. Sólo permitirían la clonación para el cultivo de tejidos humanos y su uso terapéutico. Ni una pizca más. No saben qué les espera. La flecha está volando directo al corazón del pequeño estado. Muy pronto la Iglesia se podría ir al mismo demonio; o quizá, vuelvan a dar naipes, pero con un mazo nuevo, ya que le sería imposible seguir jugando con el mazo marcado que utilizan desde hace dos mil años.
¡De aquí a la clonación de un ser vivo completo, hay un solo paso y la Iglesia se opondrá con toda su fuerza si se autorizase en un país dentro de nuestra esfera! -dice el cardenal que había tomado la palabra desde un principio. Su frente perlada, sus ojos saltones y sus mejillas incendiadas remarcaban su estirpe mediterránea. El sobrepeso y la afrenta ahogaban sus palabras- Y si estuviese fuera de nuestra influencia pondremos a funcionar los medios necesarios para abortar cualquier emprendimiento diabólico.
Es ingenuo pensar que podríamos impedirlo –dice otro de ellos, más calmo y añoso-. Imposible controlar cada laboratorio. Por suerte el Parlamento Europeo votó por la negativa; pero los investigadores opinan que el equipamiento para la clonación es simple y barato. Pienso que irremediablemente clonarán humanos completos, así como hace unos años la fecundación asistida estaba en los comienzos y hoy es normal.
- Algunos científicos suponen que podrían volver de la extinción a un mamut, o al tigre de Tasmania -dice el menor de los prelados con voz entusiasta sin siquiera presentir qué otra cosa está llegando con la clonación
Recuerden que el anterior Papa, Dios lo tenga en la Santa Gloria, ha dicho: "Lo técnicamente posible no es la única razón para que sea moralmente admisible" Y esta modalidad asexual de reproducirse es inaceptable –menciona uno de los más viejos, y agrega-. No es posible que sea inevitable y avance sin control... Estas nuevas técnicas producen escalofríos, quieren reemplazar al orden divino. Dios no lo permita.
¿Se estaba gestando el nido de la serpiente? O a lo mejor, algo magnífico que superaría todo lo conocido. Así no lo veía el cardenal Antonelli, aunque algo extraño sospechaba desde aquel momento en que perdió ese contacto con la empresa de biotecnología que tanto había prometido. Pero la afrenta, el fraude y la broma es lo que dominaba los sentimientos del cardenal, ni un ápice más allá. Y lo calló. Por vergüenza lo calló, y ya era tarde. Sus pensamientos se mezclan vertiginosamente hurgando el pasado cercano; tanto cuestionamiento tiene como respuesta un macabro milagro. Reflexiona sin querer hacerlo, ya que el mero pensar era pecaminoso, insultante. Todo comienza a tener sentido, recapacita. Me he devanado los sesos analizando durante semanas y no llegué a nada... Puedo estar equivocado y me tomarán por tonto, pero debo decirlo –su frente comenzó a perlarse, su presión arterial subía, el corazón le daba tumbos como un potro salvaje y su mirada se desenfocaba-. Hemos sido estúpidamente engañados, y la Iglesia como estamento puede caerse para siempre. ¡Oh Dios, otra vez aquí!... ¿Habrán sido capaces de traerte?... ¿Puede, acaso, el hombre llegar a compararse contigo?... ¿Pudo la técnica llegar tan lejos? Tenían razón en el medioevo, ahora pagaremos las consecuencias por haber sido tan flojos. Perdimos la carrera, nos han ganado los perversos intelectuales y los demoníacos científicos. El salón de reuniones comenzó a girar y el piso a inclinarse peligrosamente- Intenta, exaltado como un poseído, explicar lo inentendible; en su cabeza retumba como un cañón la idea de un Cristo resucitado, y se desploma sobre la rica alfombra.
Delantales blancos sobre la púrpura y el negro contrastan en ese ambiente tan suntuoso y aviesamente santo, se agitan como un enjambre de abejas en derredor de la reina.
No parece ser grave, un simple desmayo. Pero a esta edad debemos extremar los cuidados. Lo trasladaremos a terapia intensiva por unos días y veremos cómo evoluciona. Como médico me haré cargo y se sentirá mejor si alguno de ustedes lo acompaña.
Roguemos por la salud de nuestro querido Antonelli.
¿Alguien sabe qué iba a decir cuando se desmayó? Debería ser importante ya que se puso de pie para hablarnos.
No, pero estaba demasiado callado, ensimismado con sus pensamientos, quizás algo personal.
Carece de familia y está dedicado a la Iglesia en su totalidad, debe ser algo de la Institución.
El murmullo de los rezos santifica más profundamente el salón, cuyos espesos cortinados amortiguan las suaves voces de los prelados que suenan como una dolorosa letanía. El cardenal Giuseppe Fabbiani se acerca al médico y se ofrece como acompañante.
No hables querido amigo... Estaré a tu lado. Conserva energía para sanarte. El médico dijo que fue un desmayo, y no corres peligro. Te harán unos estudios y en un par de días estarás otra vez en el ruedo, viejo lobo –dice el cardenal Fabbiani, sentado al lado de la cama.
Gracias... pero tengo que hablarte Giuseppe, nos engañaron, Dios volverá... ¡Lo van a clonar!
... Luego hablaremos, ahora descansa Luigi. Todos rezamos por ti –promete Fabbiani con una incontrolable sonrisa en el límite de la carcajada.
***
Siempre me gustó estar levantado antes del amanecer y recorrer estas cinco cuadras mientras mi mente se activa. A esta hora no hay que esquivar mierda de perros. El Boulevard es de una belleza y magnificencia digna de ver cuando las suaves y doradas luces del sol empañan la iluminación artificial. Es una pena que solo sean cinco cuadras hasta el Groucho, lugar de trasnochados y revolucionarios. El frío matinal es una bendición para mis sentidos.
El italiano Primo con sus anteojos de lectura haciendo equilibrio en la punta de la nariz husmea el diario con adusto gesto. Como salido de la película "Novecento", Primo mira por sobre sus anteojos y saluda: ¡Buon giorno! Su roja piel curtida por miles de soles y su grueso cuello arrugado como el de una tortuga armonizan con su figura tallada en los Dolomitti. Nariz prominente, frente retraída y manos grandes y fuertes como tenazas quemadas por años de cal y cemento. No está en la película de Bertolucci, sino en el siglo XXI. No había llegado Kurt, el austríaco, con el que discute de política e historias de la Segunda Guerra y compite con el penetrante, ácido y persistente olor a sobacos.
Hay tan poca gente en el Groucho y mi lugar preferido, ocupado. Tiene una cabeza bien formada, de tipo inteligente, y aplicada sobre los hombros con gracia y a la vez con cierta actitud de temor... Robó mi mesa. Elijo la mesa vecina al joven usurpador, quien me mira libre de culpa. Buen rostro, buena ropa. Deja su libro en el borde de la mesa, y me saluda rompiendo el silencio apenas invadido por la suave música con una voz fuerte y segura.
El borracho de los jueves a las 6.45, tratando de embocar la vereda, busca con su mirada perdida; y confundido por la presencia del usurpador, emite una idiota y babeante sonrisa. Esperaba, también, verla a ella, en quien que canalizó todo su odio por la mierda que le tocó vivir. Su fracaso matrimonial lo llevó a la bebida, y su etílica mente la relacionó con la maldad. La belleza con lo diabólico. Natalie nada tiene que ver con él. Es una más del bar.
- ¿Qué le pasa a ese? -pregunta el usurpador.
- Es que siempre ocupo tu mesa y el borracho de los jueves a las 6.45, que me conoce desde años, quedó descolocado cuando te vio –responde el recién llegado.
- Tienes buenos amigos...
- No es mi amigo. Ni sé cómo se llama. Sólo es un tipo pacífico que me conoce de vista, de pasar nomás.
- ¿Tanto hace que paras en este bar?
Desayuno en el Groucho desde hace unos diez años.
Vaya nombre el del bar.
¿No sabes quién fue Groucho? ¡Las cosas que se han perdido! Te daré una ayuda, tienes cara de inteligente y te pondré a prueba. Mira a tu derredor, observa la decoración, el estilo art deco, los afiches de películas antiguas, la madera, los ventiladores de techo, la suave música de jazz que ronronea constantemente.
¡Tiene algo que ver con Woody Allen!
Tibio... algo más antiguo. Eran unos hermanos que hacían comedias en blanco y negro.
¡Los hermanos Marx! Sí... era el del habano que corría detrás de las chicas –responde el usurpador.
Creó una frase famosa, algo así como "Estoy encantado con la televisión, es tan mala, que la apago y leo un libro"
Bueno, pasaron muchos años y nada cambió. Sigue siendo mala.
Eres de los míos... ¿Cómo te llamas?
Alex, ¿Y tú? –pregunta el usurpador.
Eltro.
¿Eso es un nombre?
¿Cómo un tipo puede llamarse Eltro? Será un sobrenombre. Es algo enigmático. Lo escuché hablar italiano con el viejo del diario. Parece un tipo sólido e inteligente, formal, buena ropa, conocedor... tendrá unos cuarenta y tantos. Lo primero que miró fue mi libro de Informática, le clavó los ojos. ¿Será de la empresa en la que hoy empiezo a trabajar? Perfil bajo, Alex... Espero que no se haya enojado por lo del nombre. ¿Y si es mi nuevo jefe? No cometas cagadas de antemano.
Lo siento por lo del nombre, nunca lo escuché y me sorprendió -justifica Alex.
Mi sonrisa lo disculpa. El tráfico callejero aumenta; automóviles y personas se mueven raudos. La fiereza de la gran ciudad comienza... Los transeúntes, que encaran la jornada con sus obligaciones y presiones laborales, reflejan la angustia en sus rostros de jueves... Mañana estarán un poco más distendidos. Primo, sin palabras me deja el periódico, casi me lo tira sobre la mesa. -¿Tutto bene Primo?. Me responde con un gruñido como escueta opinión sobre la noticia en primera plana: "CLONACION HUMANA". Hoy no tiene a Kurt, su contrincante matinal. Doble enojo. Gira lentamente y se va, con las manos en los bolsillos del gastado pantalón de corderoy.
¿Eres italiano?
No. Sólo lo hablo con Primo. Setenta años de historia. Es muy callado pero al escucharlo hablar te das cuenta cuanto añora su paese. Y tú, ¿qué haces?
Hoy empiezo a trabajar en una empresa de la zona... Me gusta levantarme bien temprano y estar despierto a la hora de actuar.
¿Cuál es tu trabajo? –pregunta Eltro.
Informática. ¿Y tú? Tienes algo que ver con la Informática... -Espero que no. Si trabaja en la misma empresa que yo, podría empezar con el pié izquierdo. "Eltro", qué nombre estúpido...
Soy artista plástico. Mi atelier está cerca. Tengo alumnos y vendo mis cuadros. No soy famoso, por si te interesa -responde Eltro.
¡Eres pintor! Qué bueno, nunca conocí a uno... Me gustaría saber sobre el arte de la creación. Ese momento tan especial, en el que nace una obra -Alex, te salvaste... no puedo creer que sea un artista; son barbudos y desprolijos. Levanta la cabeza como si esperase a alguien, es muy observador. Sus ojos bailan escudriñando cada rincón del bar.
Es mágico... Cuando menos lo esperas, está en tu mente y no te deja en paz hasta que lo plasmas en una tela. A los músicos les pasa lo mismo, y supongo que a todo el mundo le ocurre, sólo que no saben qué es. Creo que con los músicos debe ser algo diferente, no tan elaborado. Piensa en un pianista de jazz, improvisando. ¡Un segundo antes ya sabe que nota tocar!... Es maravilloso.
Tienes algo de razón –asegura Alex- en mi profesión pasa algo parecido. Ante un problema la solución viene cuando menos la esperas. Sí, es una forma de crear. Pero entre cada pincelada hay algo como "ese segundo" en que el pianista "sabe" lo que viene. Creo que todo está en la mente, y de alguna manera florece.
Se le ilumina la mirada. Creo que dije algo que le gustó... No, es alguien que llegó. Qué bonita... y qué bien se mueve al esquivar las mesas en dirección a él. Me parece muy joven para Eltro, ¿Será una alumna?... No tiene pinta de artista.
Buen día... Te ocuparon la mesa; debes estar a las puteadas. ¿Lees el periódico o me siento contigo? -dice con ella desparpajo.
Hola, siéntate. Prefiero tu compañía a las putas noticias que te amargan el día... Alex me usurpó la mesa –lo señala con el índice.
Se llama Alex... Buena pinta de intelectual tempranero. ¿Estará buscando trabajo? Está bien afeitado y trajeado, le queda muy bien. Libro de Informática, prolijo para comer. El aroma de su loción llega hasta aquí; espero que no sea maricón. Vamos Eltro, preséntame. Una respiración profunda y al soltar el aire, mi mente entra en la tuya... Preséntame ya...
El informático Alex, la doctora Natalie, especialista en Genética y fertilización asistida. Por culpa de gente así tenemos que comer tomates todos igualitos y con sabor a nada –dice Eltro.
Hola hacker, mucho gusto.
- Mucho gusto doctora. Y no soy hacker –dice el joven al tiempo que piensa: qué suelta es... Sus ojos tienen un brillo tan especial. Me gustaría tenerla en la cama. Hago buena letra y a lo mejor se me da.
Alguna vez habrás metido los dedos donde no debías... No te hagas el santito- dice Natalie.
Por liviandades. Y tú, aparte de ser la culpable de los tomates desabridos, ¿te dedicas a clonar humanos como dice el diario?
¿Cómo?... Dame el diario –Sorprendida extiende demandante las manos hacia Eltro.
Luego tendré tiempo para leer esas noticias que la alteran. Al gobierno le conviene este tipo de historias, pues tapan las otras, si no fuese por el tema de la clonación, ahora estaríamos hablando de la corrupción y otras yerbas. Alex la come con los ojos, quizás a Natalie le guste, pero, es tan jodidamente liberal que los tipos se le escapan. Tan dedicada al trabajo y la investigación que no le queda tiempo para otras cosas que también son importantes... Nunca pude saber qué es lo importante para ella, pero parece que formar una familia no está en su mente. La noticia la estimula, se devora el artículo. ¡Cómo me gusta!
No lo puedo creer. Hijos de puta, ¡se adelantaron!, piensa Natalie. Tomaron la punta y pronto nos venderán órganos como piezas de automóvil y harán dinero en cantidades inhumanas. Me gustaría trabajar en un proyecto de ese tipo. Ya me imagino manipulando ADN para desarrollar una laringe humana en un mono; tendríamos un mono que hable y sabríamos que piensa el animal. Bueno, hay tantos que hablan... Pero en este país te cocinarían a fuego lento. En cualquier momento me voy donde pueda desarrollar algo interesante, y no por dinero. Clonar una persona... ¡Dios, qué desafío! Vendería mi alma al diablo por hacerlo. Verlo crecer en un vientre materno, produciendo día a día células que ya han vivido en otro humano, llevando vaya a saber qué de ese otro. ¿Los recuerdos? ¿Los sentimientos? ¿El conocimiento?... El alma, sí transportaría el alma.
Me gusta verla alterada, es como un ciclón. Las hojas del diario entrarán en combustión espontánea. Se pone sus anteojos y ajusta su mirada en las letras... Tiene ese aire de profesora que tanto me gusta. No sé como encararla, pues temo que me rechace. Tampoco es el momento ni el lugar. No sé qué pasa entre ella y Eltro. Primero, recabar información, luego planificar la estrategia y por fin actuar... Realmente pienso como un hombre de Sistemas. Tiene razón mi analista, debería dejar correr mis emociones y no razonar cada actitud.
¿Qué pasa con la clonación? –pregunta Eltro- ¿A quién le podría joder aparte de la Iglesia?... Si este Papa jugador de tenis necesitase un órgano, seguro que le trasplantarían uno clonado. ¿Qué diferencia habría? El trasplante se quita del cuerpo muerto, que a veces muerto está el cerebro y el resto permanece vegetativo, potencialmente vivo y tendiendo irremediablemente a morir. Y el clonado está casi en las mismas condiciones ya que a las dos semanas de la clonación se destruye lo que no se usará para órganos... Y esto es lo que fastidia a la Iglesia, pues considera a un ser vivo con alma, desde el primer momento de la concepción.
Lo del alma es discutible; la Iglesia considera que se le incorpora al ser desde que el embrión comienza a desarrollar sus células nerviosas aproximadamente a los catorce días de la concepción –dice Natalie seria, y añade-, quizás los curas no estén tan equivocados... Chau, voy a mandar e-mails para saber qué piensan mis colegas.
Intercambiemos direcciones y te daré mi opinión. -Ahora sí tengo posibilidad de contactar al huracán piensa Alex.
Fluyen las direcciones electrónicas... Y yo como un tonto, ni sé poner en marcha una computadora. ¿Se dirá "poner en marcha", como un auto?... –piensa Eltro.
Qué bueno, no hay romance entre Eltro y Natalie. Tengo su dirección de e-mail. Le mandaré una respuesta desde el trabajo y también una invitación a un trago, a cenar, o lo que sea. Si, lo mejor sería "lo que sea"... Bastante fría la despedida. Gira con mucha gracia, sabe moverse, buenas piernas y muy buen trasero.
Te gusta Natalie, no lo niegues. Es muy bonita, inteligente, buena gente, emprendedora, transparente.
El asunto es si yo le gusto a ella.
Hubo miradas sugestivas.
Pensé por un momento que tendría algo contigo.
No. La conocí aquí, hace un año... El Groucho es un semillero de personalidades, su encanto es justamente atraer gente interesante, locos, poetas, artistas. Además, ella siempre me trató como un amigo y mantiene cierta distancia no obstante su carácter alegre y desenvuelto; pero no te hagas muchas ilusiones, no es mujer fácil. Te doy un consejo gratis: la mejor estrategia es dejar que ella actúe, manténla cortita y muéstrate desinteresado.
Este tipo, me toma el pelo o cree que soy un novato... Quizás está un poco celoso porque no le dio ni la hora. Tengo que saber si tiene pareja. Y si la tiene qué me importa, si no soy celoso.
Guten morgen Eltro... ¿No vino Primo?
Hola Kurt, su amigo ya se fue, hoy no tendrá con quien pelear.
Tan temprano, qué raro, ayer me dijo que se quedaba hasta las nueve. ¡Qué se puede pedir de los italianos! No tienen la palabra, ni la voluntad de nuestro pueblo.
No sea bestia, hombre. Además, para qué quiere estar con Primo si no lo aprecia.
A veces mejor sólo... Me voy a mi mesa.
- ¿Ese alemán es un comunista de la vieja ola? –pregunta Alex, al tiempo que piensa: qué viejo jodido. Eltro tiene razón, qué personalidades hay aquí.
No, es austríaco y según Primo es nazi. Se quieren y se odian, hablan mal uno del otro. Son tan opuestos como todos los europeos que están a los tiros desde siempre. Tienen la Unión Europea como la zanahoria del bienestar, pero no pueden superar sus odios ancestrales. Para colmo, Primo es oriundo del norte de Italia y Kurt del sur de Austria. Ambos hablan italiano y alemán. Geográficamente son vecinos pero sus personalidades son distantes... Ellos eran jóvenes cuando fueron víctimas de aquellos regímenes; pero con lo que sí están de acuerdo es que los culpables son los extracontinentales, no quieren a nadie.
Pensé que esas historias habían terminado. Nunca imaginé que lo vería. Son intransigentes hasta con ellos mismos.
Ellos son la vieja Europa. Me voy al atelier, tengo alumnos. Te veo mañana. ¿Vendrás siempre temprano?
Si, me gusta el frío de la mañana... Nos veremos –responde Alex.
Parece que estoy en el túnel del tiempo. Este Kurt es una ostra impecable. Usa corbata, y ese sobretodo verde que le hace juego con el estúpido sombrerito con pluma. Tiene marcada la seriedad en el rostro, sus arrugas profundas le dan un aspecto de bulldog. En cambio el Italiano parece un tipo melancólico. Me importa más el culo de la doctora... ¿Cómo se llama? A ver su dirección "nat", sí, Natalia. Ese cuerpo me hace olvidar su nombre. Leeré por arriba el artículo del diario para seguir en contacto con ella. Cuando la vea le diré Naty, y listo.
***
Revisaré los e-mails, quiero ver qué tengo de nuevo sobre la clonación -los dedos de Natalie corren sobre el teclado-. A esta hora me conecto muy rápido. Ya entré... Basura... Basura... Basura. No hay nada interesante. Entraré al portal de la Universidad para leerlo desde el punto de vista científico.
Hola Natalie, tan temprano y estás trabajando...
Hola... No, estoy curioseando sobre el tema de la clonación para reemplazos terapéuticos. ¿Leíste la noticia en el diario?... Por tu cara de espanto me doy cuenta que no sabes de qué estoy hablando, ven Helene y leélo tu misma. -invitó Natalie. Esta idiota de Helene está horrorizada. Es de entender, toda su educación fue con las monjas y con los curas. Es una muy buena profesional. Pagaría por ser invisible y verla en la cama con un tipo... Me juego la vida que es una anorgásmica reprimida.
Esto es un asco. Sé que estás de acuerdo; no te entiendo. Es una desviación, un atentado a Dios...
No es para tanto –replica Natalie con aplomo, y continúa-, hace cien años volar era un milagro y la TV impensable. Treinta años atrás Internet era ciencia-ficción. Estás todo el día aplicando conocimiento científico que hasta hace poco era milagroso o pecaminoso... Controla tu histeria. Piensa sobre el trabajo que hacemos aquí y dime si hace cincuenta años no era una aberración. No podemos frenar los avances científicos. Y si la Iglesia se opone, allá ella... No puede mandar sobre todo el planeta, eso se acabó, hay gente que piensa diferente, que tiene otras religiones, otras creencias... ¿Qué quieres, otro Galileo?... ¡Búscate un tipo que te saque todo eso de la cabeza con una buena encamada! Te haría bien, te sacaría del medio inhóspito en el que te encuentras.
Bruja... Todo lo arreglas con una encamada. ¿Qué sabes de eso? Siempre hablas de lo mismo, seguro que a ti también te hace falta un tipo –responde risueña Helene.
- Bueno, bueno... Parecen dos lesbianas en celo. Creo que he tenido más tipos en la cama en el último mes, que los que tuvieron ustedes dos juntas en toda su vida –dice con voz amariconada Mario, otro de los colegas de la Clínica.
Hola. Hoy estás más marica que nunca. Ven a ver la noticia en Internet sobre la clonación, aunque sé que estás de acuerdo pues pensamos parecido –invita Natalie.
Me enteré ayer a la noche. No me importa lo que hagan... está todo bien. Ya me informaré a fondo. Adiós, amantes –se despide Mario riéndose a carcajadas.
***
Esto me da buen dinero pero no satisfago mi ego; quiero vender más obras. ¿Cómo es posible que las ideas pasen por mi cabeza y no las pueda plasmar? Falta de tiempo, de ganas, de incentivo. Los galeristas se aprovecharon siempre, me dan migajas, y vaya uno a saber a cuánto venden mis cuadros. No me importaría pintar por pedido aunque mis colegas me crucificasen. Hay tanto alboroto con la globalización y la nueva economía, que espero que le llegue al arte. Hace poco leí que algunos músicos dejarán de depender de las compañías discográficas para publicar su música por Internet. Varios escritores y cineastas están pensando en lo mismo. Le comentaré a Alex, a ver qué pasa con esto. Pensar que cuando escuché por primera vez PC creí que se refería al Partido Comunista... Ya hay buena luz natural, empezaré mi cuadro... Esta tela es bien grande.
Con la carbonilla trazo los primeros volúmenes, y defino el cuerpo... le acomodo la cabeza, y el cabello se lo vuelco sobre el hombro... dibujo los pechos, no, están demasiado grandes, los reduzco. Parezco un cirujano plástico... los pezones están bizcos, los retoco y los pongo en su lugar... Sí, bien, el vello pubiano está perfecto, no me gusta la cadera, la modifico y doy la posición correcta a las piernas, acomodo los hombros, pongo los brazos en el lugar justo, dejo las manos para después... Los pies siempre me dieron trabajo, también los dejo para más adelante. Esfumo el carbón con la mano y le doy los volúmenes marcando las sombras... dejo el blanco de la tela para las luces. Doy un toque oscuro al cabello y al pubis angelical, mis dedos sombrean impúdicamente las tetas y recorren las piernas con sensualidad. Sombreo los brazos. Ya la tengo. ¿Qué hago con la cara? Es un fantasma. Un cuerpo sin manos ni pies ni cara. No me gusta. Le doy una sombra tenue en el lugar de los ojos y boca. Ahora sí, te tengo. Cubro el cuerpo con un tono carne bien diluido. Debajo puedo distinguir las sombras. Unas pinceladas rápidas con tono rojizo para el volumen del cabello y con un toque de pincel violo el vello pubiano. Dos golpecitos turquesas y tengo los ojos. Con mi índice silencio con carmín los tiernos y prometedores labios... Cada vez te tengo más cerca.
***
Soy Alex, mucho gusto. Empiezo hoy.
Gracias por venir. Nos ayudarás a sacar adelante el proyecto en el que estamos medios empantanados. Yo soy Amadeo Jaraj, encantado de recibirte. Te pondré al tanto del trabajo.
Jaraj, Jaraj... ¡Sos un palíndromo!.
¡Palíndromo tu hermana y la puta que te parió! Recién llegas y me insultas. ¿Qué mierda te pasa?
No es insulto. Discúlpame –dice Alex con temor- Un palíndromo es una palabra o frase que se puede leer de derecha a izquierda o de izquierda a derecha y es igual. Como tu apellido. No te enfades.
Veré en el diccionario de la computadora. Espero que tengas razón.
Soy el "Rey de los Tarados Certificado por Microsoft". Decidí entrar con perfil bajo y empecé con el pie izquierdo y todo por hacerme el gracioso. Está realmente enojado. Sus dedos teclean a toda velocidad... Sí, está la palabrita. Se sonríe. Creo que estoy disculpado.
Te salvaste... A mí también me gusta la jarana. Pero tan temprano y siendo nuevo en la empresa... Reunamos a los otros y empecemos con la tarea de ponerte al tanto de todo. Tenemos hasta el mediodía con la charla. Luego iremos a almorzar y a la tarde te pondrás a trabajar... ¿Vienes a almorzar con nosotros?
Por supuesto y sin resentimientos, ¿verdad?
Espero que no se les ocurra ir a almorzar al Groucho, con lo de hoy a la mañana fue suficiente. Toman otro rumbo, mejor. Suerte que estamos frente al Gran Parque y podemos disfrutar del verde y el aire fresco. Caminar unas cuadras y almorzar frente a una buena vista es mejor que un bocadillo en la oficina. ¿Dónde trabajará Naty? No tengo tomada posición alguna para el e-mail. Algo se me va a ocurrir. Cuando llegue a la oficina le mandaré unas líneas. Comamos y hablemos de fútbol, es más distendido que hablar de trabajo.
De: Alex
Para: Naty
No tengo opinión formada sobre el tema. ¿La seguimos personalmente? No sé a qué hora saldré, es mi primer día de trabajo.
Mmm, interesante. Pensé que buscaba trabajo. Estuve cerca. Así que me quiere ver; pero yo sí tengo horario de salida. Los de Informática trabajan como animales y terminan exhaustos. ¿Y si lo dejamos para mañana viernes en el Groucho y la seguimos a la noche?... Podría ser prometedor. Tranquila Natalie.
De: Natalie
Para: Alex
Forma tu opinión. Mañana en el Groucho a las 07:30. No me gusta Naty.
No seas tonto. Natalie, no Naty y menos Natalia. Arruiné la noche. Veremos cómo la seguimos. Mientras tanto, tengo tiempo para las noticias y escuchar a sotanudos, científicos, periodistas que creen saber todo y opinan de todo, rabinos, gente de la calle a la que les pondrán el micrófono en la boca y responderán idioteces, políticos que dicen todo sin decir nada, vedettes, artistas. Una cornucopia de estupideces, y con el pasar del tiempo empezarán a aceptar la novedad. Todos querrán imponer su verdad. Pondrán caras serias y emitirán su sentencia como si fuesen jueces. Supongo que deberé poner atención a los religiosos y científicos, estos estarán más cerca de la verdad. Pero, cuál verdad. Es evidente una polarización de opiniones. Es bueno, es malo. Cero cero; cero uno.
Y yo, qué pienso de todo esto... Tomo partido por "es bueno". Pero el tema del alma no lo tengo resuelto. No puedo definir "alma"... Es el inconsciente, el espíritu. Y si así lo fuera, ¿existe? Pero físicamente no es demostrable. ¿Importa tanto lo del alma? Parece que éste es el nudo del paquete. Hay un depósito de almas disponible para colocarlas en cada recién nacido, que se alimenta de las almas de los fallecidos. Pero como nacen más de los que mueren, ergo, el depósito estaría en negativo. Seguir por el camino de la razón me lleva a buenos trabajos, pero a ningún otro lado. Soy un maniático solitario.
***
Parece mentira la basura que llega por correo electrónico. Algunos mensajes sobre la clonación están bastante buenos. En general hay opiniones diversas pero ninguna trata el tema de la transferencia del conocimiento o del alma al nuevo ser. En definitiva, Helene tiene algo de razón no obstante su histeria.
Helene, discúlpame por lo de hoy a la mañana. Realmente estuve un poco grosera.
No hay problema. Sé como eres y en el fondo algunas de tus razones son valederas.
¿Sabes que tienes algo de razón en todo esto? –dice Natalie- Yo creo que hay algo más detrás de la vida como estructura fisicoquímica conocida como cuerpo humano. Inclusive creo firmemente en una transferencia de ese algo.
Mi forma de pensar está condicionada, lo sabes –explica Helene-. No obstante creo que en la primera división celular del nuevo ser, Dios le incorpora el alma. Pero también estoy abierta para ayudar a todas aquellas parejas con dificultades reproductoras. Hasta ahora no me importó qué sistema usamos para ese fin, pero el tema de la clonación, desde la oveja Dolly, me produce un rechazo tremendo. Ya sé que la Iglesia se opone a algunas prácticas que realizamos. No soy tan cerrada como crees, y a veces suelo ser muy dulce...
Es jugar a ser Dios, pero no puedes tapar el sol con la mano. Creo que el avance científico va demasiado rápido y nuestras conciencias no se adaptan al ritmo. El tema me enloquece por la aventura misma del juego. Te soy sincera... me gustaría estar en un proyecto así.
¡Ay Natalie! No sé qué hacer contigo. Este trabajo te aburre, pero cuando empezamos con la fertilización estabas super enganchada. Sé que tus aspiraciones son más altas que las mías. Yo también me tengo que sincerar contigo y decirte que es algo de celos. Eres tan libre en tus actitudes y pensamientos. Eres envidiable... y hermosa –dice Helene, mirándola con aire seductor. Su piel se erizaba cuando la tenía cerca.
Gracias... -ruborizada- Ahora nos sentiremos mejor. Aparte, te cuento que en el Groucho, conocí a un tipo super buen mozo. Un informático. Nos veremos mañana temprano, seguro estará Eltro. Pasa a conocerlos, y luego me das tu opinión.
Estoy ansiosa por mañana, deberé ir un poco más arreglada. Suerte que Eltro funciona como un buffer. El no me va a dejar que lo espante como siempre lo hago. Tiene alma de casamentero. Parece mentira que nunca se me tiró un lance. Quizá no lo habría rechazado... No obstante ser mayor, tiene buena figura, es interesante, conocedor de las cosas de la vida y como buen artista le gustan las cosas buenas. Pero jamás un lance. Solo bromeó pidiéndome que pose para pintar un desnudo de mi cuerpo... ¡Qué estúpida soy! Eso fue un lance. Y yo me lo tomé como un chiste... Vaya chiste. ¿Y si te hubieses dado cuenta que no era broma, qué hubieses hecho? –se pregunta Natalie- Yo, desnuda ante Eltro, por horas... No me veo, ni lo veo mirándome como si fuese una naturaleza muerta. Carajo, siento mariposas en el bajo vientre. Me lleva como quince años. Me enseñaría cosas. Basta Natalie, deja todo como está. El punto ahora es Alex. Vamos a ver qué tal es... Estúpida, me perdí la oportunidad de oro con Eltro... ¿Me la perdí?





Sunday, June 19, 2005

almaclonada

almaclonada
Sería como una fotocopia, pero con vida propia.
El alma es única, no se transfiere.